Opinión

Poder la paz total

Poder la paz total

31 de Jul, 2022

Por: Edgardo Ramírez Polanía


El poder  y la paz  han sido dos elementos  esenciales  para la convivencia de la sociedad. Sin ellos,  los sentimientos contradictorios que llevan a la confrontación, hacen necesario el diálogo y el cumplimiento de los Pactos y ante la negativa el ejercicio del poder estatal.

Es fácil reconocer a quienes se abstienen y oponen de participar en ese indispensable requisito de vida y tranquilidad.

La paz es el  núcleo del progreso y la confianza de los pueblos. Sin ella, impera la ley de la selva, y es la génesis de todas las iniquidades y atropellos. Por eso el país ha votado en varias oportunidades en su búsqueda, sin resultados por no ser prioridad de los gobiernos de turno.

Los colombianos optaron por elegir a presidente Gustavo Petro, y el mandatario elegido, designó al más experimentado de los que ha manejado  esos menesteres hace más de 35 años, al ex Ministro y hoy designado Ministro  de Relaciones Exteriores Álvaro Leyva Durán, conocido nacional e internacionalmente en los procesos de paz con gran eficacia, quien sin duda pondrá todo su empeño en lograr la paz total para los colombianos, que sería con el logro de la eliminación de la corrupción y el control del cultivo de coca, el mayor éxito del gobierno elegido, que tendría que reconstruir la paz hecha trizas que le dejaron los gobiernos de Belisario, César Gaviria quien el día que se iniciaban las elecciones de la constituyente del 91, que fue sustraída después de los computadores,  bombardeó las zonas de casa Verde, para excluir a la guerrilla de participar en la Constituyente. Duque  volvió trizas la paz y Andrés Pastrana gobernó 6 meses y dejó el resto de tiempo para que funcionara la zona de distensión sin condición y llevó al desastre y la incredulidad de una paz con los grupos armados y hoy, haciendo de adivino y ave agorera, dice  que el país será una narcocracia porque busca la paz.  Su ineptitud no genera una explicación.

El nuevo gobierno del Presidente Petro, se encuentra en la búsqueda de métodos distintos a aquellas manifestaciones de gobierno para unos pocos, que le permitan el cambio social por el que votó el país. No por el de los viejos ex presidentes causantes de la ruina moral por la que atraviesa el país.

No deben estos opositores que siempre han mandado mal, descalificar al nuevo gobierno por el solo hecho que no los tiene en cuenta porque profesan ideas contrarias porque el pueblo votó.

Quienes votamos por el Presidente Gustavo Petro, tuvimos confianza en sus propuestas y quienes tengan capacidad para hacer oposición que la hagan, esa es la democracia.

Los problemas de la gente en aceptar las diferencias que inducen a la paz en sus diversas manifestaciones,  tiene causas muy complejas, factores sociales interconectados con intereses personales, raíces de tradiciones políticas beneficiarias que se resisten a ceder, y poder que le ha servido para disponer a su antojo de las prebendas que ofrecen las generaciones que gobiernan, y han estado comprometidas con terca necedad unas con otras en mantener el sistema de gobierno.

Gracián, decía “que el que camina a la luz de la razón estima más el no empeñarse que el vencer; y si ve a un necio comprometido, procura que con el no sean dos”. 

Nada ha parecido tan aterrador a la denominada derecha colombiana, que el repentino e impredecible triunfo de Gustavo Petro, piensan sus contradictores erróneamente, que si no perturban al gobierno que se iniciará el 7 de agosto, éste no los dejarán tranquilos. Es necesario comprender que una persona poderosa que piensa distinto a quienes fueron sus oponentes, infunde cierto temor si de cambios se trata. 

La impredictibilidad no es sólo una situación inesperada, sino destinada a inspirar cierto inquietud en los gobernados quienes buscarán toda clase de explicaciones que generalmente no tienen que ver con la verdad, pero hace que el temeroso presente siempre en sus declaraciones trasladé esos pensamientos a los demás.

El Presidente Petro lo sabe con la experiencia de que está rodeado, esas voces de los viudos del poder no le interesan y está empeñado en buscar el cambio y la paz total y le vamos a ayudar.

Artículos Relacionados

Noticias Recientes