Actualidad

“Alcaldesa, la invitamos a vivir con su familia una semana en La Arboleda”

“Alcaldesa, la invitamos a vivir con su familia una semana en La Arboleda”

Cada día que pasa la situación del agua en Ibagué se torna más crítica

Cerca de 7 mil familias residentes en el megaproyecto Arboleda Campestre de Ibagué, enfrentan diariamente a la incertidumbre del suministro de agua para las actividades básicas del hogar. Con la llegada del fenómeno de El Niño, la situación se ha vuelto aún más crítica.

El desespero de algunos habitantes ha llevado a situaciones extremas, como vaciar las piscinas del conjunto para fines de higiene personal o descargas sanitarias, ya que pueden pasar hasta tres días sin agua en sus hogares como lo evidenció El Cronista.co en el video que colgó en sus redes sociales.

Por eso, la invitación que le hace don Carlos y su familia a la alcaldesa de Ibagué, Johana Aranda, a que conviva con su familia una semana en la Arboleda Campestre, es para que se ponga en los zapatos de ellos y pueda tener una visión diferente sobre el convivir sin agua en un espacio donde pueden habitar más de 20 mil personas.

Muchos residentes depositaron su confianza en la Constructora Bolívar, que aseguró contar con todos los permisos necesarios para el suministro de servicios públicos, incluido el agua las 24 horas. Sin embargo, la realidad ha demostrado lo contrario.

El acueducto complementario, que se construye hace más de 10 años de manera y se ha vendido como la solución, avanza a paso lento, lo que ha generado frustración entre los ibaguereños. A pesar de las fases anunciadas, la culminación del proyecto parece distante.

Los bloqueos en la vía se han convertido en la única forma de visibilizar la situación que padecen estas comunidades, quienes esperan una solución real y urgente por parte de las autoridades.

La alcaldesa ha culpado a Cortolima por no permitir la captación de agua de otras fuentes hídricas como solución al problema, una acusación que se remonta a la gestión del exalcalde Andrés Fabián Hurtado cuando solicitó permisos sin viabilidad técnica en otros afluentes.

La directora general de Cortolima, Olga Lucía Alfonso Lannini, ha insistido en que la solución va más allá de la captación de agua, y que es necesario abordar las pérdidas de agua potable que afectan el servicio en Ibagué.

Alfonso Lannini, ha sido enfática en diferentes oportunidades sobre la situación de agua para Ibagué, en torno a la quebrada Corazón, drenaje directo de la cuenca del río Combeima.Aseguró que el IBAL tiene asignado por diferentes concesiones de agua un caudal de 3.309 litros por segundo, con lo cual podría suministrar agua a más de 1.400.000 habitantes, e Ibagué tiene aproximadamente una población de 600 mil personas, entonces algo no anda bien con la distribución del agua.

Desde Cortolima han sido reiterativos en señalar que la solución a la problemática de agua en Ibagué va más allá de la captación, se deben resolver las pérdidas de agua potable que de una u otra manera afectan el servicio de agua para la ciudad de Ibagué en lo que corresponde a la oferta hídrica que maneja el sistema hidráulico del IBAL.

Este lunes, la directora de Cortolima y la alcaldesa se reunirán con sus equipos técnicos para buscar alternativas que solucionen de manera rápida y efectiva la problemática del agua en la zona, especialmente para los barrios afectados. Pero la solución real es de mediano plazo.

Artículos Relacionados

Noticias Recientes