Opinión

¡Ibagué llevada del que sabemos!

¡Ibagué llevada del que sabemos!

24 de Jul, 2022

Editorial. La descomposición que vive la capital del Tolima es de tal magnitud, que hasta el propio promotor de la candidatura de Andrés Hurtado, el hoy senador Óscar Barreto, se deslinda de su administración “Ibagué Vibra”, y lanza sus primeros dardos contra el inepto alcalde.

En la primera columna que escribe en su condición de Senador, el exgobernador del Tolima, en el diario El Nuevo Día, trata de sofista, manipulador, mentiroso, “(…) que disfraza realidades y nos pinta la ciudad como el país de Alicia “el país de las maravillas”. Lejos estamos de ser ciudad industrial, el desabastecimiento de agua nos aleja de ese propósito, la dinámica nos muestra que debemos ser una ciudad de servicios, estos hay que definirlos y especializarlos, la música, la cultura y el deporte, están a la vanguardia hay que potenciarlos con toda decisión”.

Y luego agrega: “Las personas manipuladoras y farsantes, no pueden seguir teniendo cabida en la formación de las nuevas realidades en los territorios colombianos, el imperio de la retórica se acabó, ya no hay cabida para los charlatanes o mediocres, en tratándose de resolver los enormes retos de cada ciudad y de nuestro mismo país”.

Es válida y bienvenida la crítica que hace Óscar Barreto a su expupilo, pero también hay que decir que el jefe conservador lleva su parte de responsabilidad política en esta bancarrota que afronta la ciudad de Ibagué.

El hoy senador Barreto al ungir el nombre de Hurtado e impulsar su candidatura hasta lograr que dirigiera los destinos de la ciudad, se hizo a una corresponsabilidad directa en el descalabro que estamos viviendo. De todas maneras, consideramos esta ruptura positiva para los intereses de Ibagué.

Que se sume abiertamente el bloque barretista al mayoritario descontento de los ciudadanos por la forma particular que tiene Hurtado a la hora de gobernar, se convierte en un mensaje que debe marcar un derrotero de lo que debe ser la próxima elección. Ibagué no aguanta otro alcalde igual o peor a Hurtado. En el caso de Óscar Barreto en su condición de ser uno de los máximos líderes políticos del departamento, con este fiasco que tuvo, es de suponer que le quedó clara la lección.

Al alcalde Hurtado le restan solo 17 meses de gobierno, y de acuerdo con el enrarecido presente que se observa, el futuro no es halagador. Más notorios no pueden ser los desaciertos de su desatinada administración, así Hurtado en su reiterada actitud mendaz trate de mostrar que su administración es lo mejor que le ha pasado a Ibagué.

Ojalá, este deslindamiento del senador Barreto del gobierno de Hurtado, se refleje también en el comportamiento de las mayorías del Concejo Municipal, tan proclives a prohijarlo en todas sus ocurrencias como los famosos viajes o el derroche en la contratación, para no dejar de mencionar los escándalos en obras como la Unidad de Salud de Picaleña, la calidad del reparcheo en algunas vías, el atraso, sobrecostos y calidad en la construcción de los escenarios deportivos, sin pasar por alto los líos judiciales como la fiesta del estadio. Y qué decir del problema en el suministro del agua y el caos en la movilidad, donde nadie responde.

Si algo refleja la situación de abandono de Ibagué, es el parque Centenario. Este escenario dedicado a la recreación, el deporte y la cultura, hábilmente la administración de Hurtado lo quiere privatizar, como lo ha denunciado el concejal Rubén Darío Correa.  A este proyecto de privatización del parque Centenario se deben oponer los ibaguereños, no permitir el negociado que se quiere perpetrar  con los 27 mil millones del crédito que tendrán que pagar los ciudadanos.

Pero también valga esta oportunidad, gracias al mensaje que envió este domingo el senador Óscar Barreto, para preguntar qué ha pasado con el trabajo de vigilancia que deben prestar los entes de control.  La ciudadanía sigue impasible esperando que por lo menos uno de estos organismos levante siquiera la mano para decir que algo se está investigando.

Por lo pronto, Hurtado, ha demostrado en los 31 meses que lleva de gobierno que no ha sido más que un farsante, mentiroso, manipulador, vendedor de engaños, tramador. Incapaz e incompetente para dirigir los destinos de una ciudad. En una palabra: ¡A Ibagué se la llevó el que sabemos!

Artículos Relacionados

Noticias Recientes