Política

Un exmilitante del M-19, nuevo director de Migración Colombia

Un exmilitante del M-19, nuevo director de Migración Colombia

Momentos de la posesión este miércoles del nuevo Director de Migración Colombia

El nuevo director de Migración Colombia, el politólogo de la Universidad de los Andes, Carlos Fernando García Manosalva, es otra de las personas cercanas al Presidente Gustavo Petro que llega a hacer parte del equipo de gobierno. García Manosalva militó junto al hoy presidente Petro en el extinto M-19, época donde labraron una estrecha amistad en trabajo político que realizaban en Bogotá.

Carlos Fernando García quien también tiene una maestría en cultura de paz cursada en Barcelona España, en tiempos de su exilio político en donde también hizo parte del Programa para el Desarrollo de la Organización de las Naciones Unidas, ONU. En el pasado había trabajado con Vera Grave en el Congreso. Trabajó también en la Alcaldía de Bogotá en el gobierno del hoy presidente Petro.

En la primera tarea asignada por el presidente Petro, el nuevo director Fernando García tiene como reto lograr el proceso de integración con el Estatuto Temporal de Protección de los casi 2.5 millones de migrantes que hoy habitan en Colombia.

En el acto de posesión el Jefe de Estado le indicó a García que era necesario trabajar en “Todas las órdenes de prohibición de entrada al país que expidió el pasado gobierno por sectarismo político, deben ser levantadas, este es un país de libertad. Ese tipo de actitudes dictatoriales no se debe establecer como política ni de la Cancillería, ni Migración”.

También le recomendó al nuevo Director de la Unidad Administrativa Especial Migración trabajar fuerte en el proceso de integración de la población venezolana. “hasta ahora hay un estatuto especial que permite permanecer en Colombia, pero no permite acceder a los derechos en Colombia. En eso tenemos que avanzar, con los recursos que internacionalmente se han otorgado en los últimos años”.

Advirtió además que “hay quienes aquí levantan banderas xenofóbicas, de lamentable recordación en Europa y sobre todo ahora. Creer que el extranjero es malo per se, o que es negativa su presencia en el país, cuando la persona que viene de afuera suma la fuerza laboral con sus grados de escolaridad, que al parecer son más altos los de allá que los de acá, lamentablemente”.

Artículos Relacionados

Noticias Recientes