Historias

Una mirada llena de esperanza

Una mirada llena de esperanza

09 de Jul, 2022

Por: Óscar Viña Pardo


Sus ojos se encontraron por primera vez en el taller Tu Voz Cuenta. Sus voces se entremezclaron entre los más de 30 asistentes que construyeron un proyecto de comunicación comunitaria donde se busca potenciar esas narrativas de paz desde la memoria, pero también desde el presente. 

No existía la Babelia de tiempos anteriores en Algeciras, Huila. Cada uno hablaba y se entendía en su idioma y en sus roles. Ramiro, integrante de la columna móvil Teófilo Forero de las Farc, y Rosa, como víctima desde hace ya 18 años, cuando desapareció su hermano: a la fecha, aún no tiene rastro de él.

Ramiro era conocido como el “médico”. Ingresó a las Farc cuando tenía 16 años y terminaba sus estudios de secundaria. Salió del país y estudio medicina para luego regresar y luchar por esa causa que en su momento creyó justa. Su trabajo estaba dedicado a salvar vidas en los corredores de impacto en la zona, en especial Huila y Caquetá. 

Fue uno de los firmantes del Acuerdo Final y su convicción en su relatoría dentro del taller, permitió ver esa cara de quienes le apuestan no solo a la paz sino a la reconstrucción del tejido social. Habló de los avances y tropiezos en estos más de cinco años de haberse firmado el Acuerdo. Escuchó atento a cada uno de los participantes y con su voz contribuyó a que el proyecto tuviera un mayor impacto comunitario.  

En esas nuevas realidades del territorio, habló de las dificultades que atraviesan muchos de los líderes del grupo político Comunes, de la fragilidad en la seguridad de líderes y lideresas, y de la necesidad de trabajar todos en equipo desde lo que mejor saben hacer, laborar en el campo.

Vitrina de Paz Algeciras fue el nombre que decidieron los colectivos Asociación de Productores de Frutas, Asociación Agropecuaria de Mujeres Campesinas AgroFe Esperanza, Asociación de Juntas de Acción Comunal, Asojuntas Algeciras, Asociación de Mujeres Víctimas Empoderadas Sobrevivientes, Asociación de Personas con Familias en Condición de Discapacidad. Asociación Lago Pez, Asociación de Mujeres Algecireñas del Campo las Brisas, Asociación de Productores y Comercializadores Agropecuarios de Algeciras Gran Progreso, Fundación Resurgiendo Hacia la Paz con Desarrollo Social Integral y Emprendimiento Rural Casa Yunda.

Sus voces no se redujeron; por el contrario, encontraron puntos en común a través del mercado campesino y por eso su gran apuesta es el fortalecimiento de la cultura campesina, el arraigo territorial y la convivencia pacífica a través de la visibilización de los procesos productivos, las organizaciones ciudadanas y la construcción de memorias colectivas de los habitantes del municipio. 

Rosa pide la palabra. Quiere la atención de todos. Quiere que su voz entrecortada pueda tener ese eco en los asistentes. Dirige la mirada a los ojos de Ramiro, a quien le pide le ayuda para encontrar los restos de su hermano quien desapareció hace 18 años en Algeciras y desde entonces nunca más supieron de su paradero. Habló de la pesadilla que vivieron como familia, del llanto constante de su madre y de la no perdida de la esperanza de poder enterrar algún día a su hermano con cristiana sepultura. 

—Usted puede ayudarme Ramiro, queremos todos en la familia tener paz, por eso comparto con ustedes esta historia, pero me dirijo a usted en especial —dijo Rosa.

Ramiro se comprometió a ayudarla en esa búsqueda de casi dos décadas. Habló nuevamente de su visión del momento de país y los ideales en pro de una sociedad más justa y equitativa. Repitió de la importancia del Acuerdo y sus avances, y terminó con una canción de su propia autoría donde habla de perdón, reconciliación y paz. 

Rosa lo abrazó y expresó que en su corazón no hay espacio para el odio o el rencor, que la historia de su hermano fue el detonante para convertirse en esa lideresa que es hoy en Algeciras, en donde apoya a tantas mujeres con historias similares a la suya u otros tipos de violencia; hicieron un pacto y esperan ahora honrar la palabra, esa que pudieron expresar a todo pulmón a través del proyecto Voces del Territorio que lidera el gobierno de Colombia en 40 municipios PDET. 

Espera noticias en este 2022, porque Ramiro fue claro en decirle que eso no es tan fácil y que pondrá alma, corazón y vida para apoyarla en esa búsqueda, para luego ir los dos, en compañía de los suyos, a dejar los restos de su hermano al lado de la mamá de Rosa, para que con este acto simbólico, descanse en paz.

 

Artículos Relacionados

Noticias Recientes