Análisis

El apagón de cámaras al gobernador Orozco

El apagón de cámaras al gobernador Orozco

Al gobernador del Tolima Ricardo Orozco, solamente lo escucharon tres diputados en su discurso de instalación de las sesiones extras de la Asamblea que se iniciaron el jueves anterior. Fueron ellos: Alejandro Martínez (conservador), presidente de esa corporación, Carlos Andrés Ramírez (Mira) y Carlos Reyes (Liberal). 

Los 12 diputados restantes de los 15 que tiene el órgano legislativo del departamento, tan pronto comenzó a hablar el mandatario apagaron las cámaras y solo las encendieron nuevamente después que Orozco terminó su intervención. Esta actitud es tomada como un mensaje claro de inconformismo de la mayoría de la diputación hacía el mandatario por diversas razones. 

Los diputados han manifestado incumplimiento de los compromisos que el gobernador adquirió con ellos entre los cuales figuran: obras para determinadas zonas del departamento donde  tienen electorado, uno que otro puesto y también uno que otro contrato. También se agrega la poca empatía que existe entre el secretario General Santiago Barreto y la mayoría de los diputados. Barreto es el encargado de llevar las relaciones entre el gobierno y la Asamblea. 

Pero además de ello, se presenta un hecho político más de fondo. Los diputados, incluidos algunos conservadores, se encuentran inconformes con el exgobernador Óscar Barreto, jefe de ese partido , a quien señalan de no prestarle la atención debida a la corporación al indicar, supuestamente, que esta entidad solo sirve para aprobar el Plan de Desarrollo y nada más. 

Esta situación ha generado que la actual Asamblea no le haya aprobado al mandatario seccional facultades para manejos presupuestales (que desde hace 15 años viene haciéndolo con otros gobernadores), debido a las tensas relaciones que se registran, pero además que exista una ruptura de la bancada de gobierno con el Ejecutivo departamental que podría terminar en un nueva coalición política al interior de la Asamblea y, por ende, un cambio en la correlación de fuerzas hasta el momento favorables al gobierno barretista. 

En estas condiciones, y si los pronósticos y los cálculos no fallan, a partir del mes de noviembre se podrían presentar cambios políticos no solo en los cargos directivos de la Asamblea como en la Presidencia y Secretaria General, sino que el gobernador Orozco podría quedar en minorías al consolidarse una nueva coalición política contraría a su proyecto de gobierno. 

La alianza que se vislumbra en la Asamblea Departamental del Tolima, podría estar integrada mínimo por 9 diputados: tres de Cambio Radical, dos Liberales, dos del Centro Democrático, uno de Decentes y uno de los Verdes. Para hacer mayorías en  esta corporación se necesitan 8 diputados. 

De cumplirse estos pronósticos, la nueva coalición tendría no solo el manejo de la Mesa Directiva de la Asamblea y sus comisiones; sino que aspiraría a elegir el próximo año Contralor Departamental. 

Hasta el momento, el apagón de cámaras de la sesión virtual de la Asamblea del Tolima el pasado 03 de septiembre, donde al gobernador Orozco únicamente lo escucharon tres de los 15 diputados, es el principio de movimientos que se encaminan a darle un giro de 180 grados a la política regional.

Artículos Relacionados

Noticias Recientes


Etiquetas

tolima Ricardo orozco asamblea Conservador Presidente Corporación Mira Liberal Diputados Órganos Mandatario Incumplimiento