Opinión

¿Quién es el mentiroso?

¿Quién es el mentiroso?

Durante el último mes y medio de 2019, todos los Colombianos escuchamos decir, insistir, repetir, jurar y negar hasta la saciedad, a los distintos delegados para tales asuntos por parte del Gobierno Nacional, que no se iba a presentar, ni se estaba cocinando ninguna reforma laboral, ni mucho menos pensional; que todo era simplemente fruto del delirio e imaginación de la izquierda y partidos de oposición, quienes de manera sospechosa, peligrosa, oscura y sin mediar motivo o justificación alguna, coadyuvados internacionalmente por unos Hacker Rusos y Castro-Chavistas, se complotaron con todas las demás fuerzas enemigas de la Patria, o sea, líderes sociales, Organizaciones Indígenas, Movimientos y Veedurías Anticorrupción, Colectivos Ambientalistas y Animalistas, Estudiantes de Universidades Públicas y Privadas, el Magisterio, ONG’s de Derechos Humanos, Asociaciones de Víctimas, Artistas de la Farándula Criolla, Grupos Musicales, Cantantes, Actores de Teatro, Cine y Televisión, Compositores, Sociedad Civil y Organizaciones Sindicales; para desestabilizar con mentiras el País, difamar al Gobierno y en un acto de pura y física desesperación, lograr por la fuerza todo lo que no pudieron conquistar en las urnas.

Hoy en día, transcurrido tan sólo un mes del nuevo año, con el mayor desparpajo, naturalidad, frescura, sin siquiera sonrojarse, como si estuviera dando una clase magistral del más elevado cinismo, vimos con perplejidad éste fin de semana en horario triple A, entrevistada por el Director de Noticias de un reconocido canal nacional de telecomunicaciones, a la Dra. Alicia Arango Olmos, saliente Ministra de Trabajo y futura Ministra del Interior, quien durante ocho inacabables años fungió como Secretaria Privada del Presidente Eterno y hoy es su máxima representante en el Gabinete Ministerial; dar las primeras puntaditas ¿adivinen de qué?, ¡pues sí señores! se imaginaron bien, de las nuevas reformas laboral y tributaria que tiene listas el Gobierno Nacional y que serán presentadas al Congreso de la República el próximo semestre.

Ahora bien, para que no haya peligro de que las inaplazables y urgentísimas reformas se hundan, tal y como sucedió con la reforma a la JEP, ni tampoco corran la desafortunada suerte de ése insigne exdirector de Fenalco, a quién prácticamente de manera exprés le fue aceptada su renuncia y le tocó salir por la puerta de atrás del Ministerio de Defensa, cuando públicamente se descubrió que el operativo militar contra el narcoterrorismo más exitoso del actual Gobierno, fue bombardear una decena de niños que dormían dentro de una choza en plena selva del Caquetá; el Gobierno Nacional, desconociendo su discurso de campaña y permanente caballito de batalla contra el Gobierno Santos, dando un triple salto mortal y desafiando las críticas que públicamente han hecho algunos miembros de su propia bancada, entre ellos las de Gabriel Santos, delfín del también exitosísimo muy prudente exembajador en EE.UU. Pachito Santos; ha decidido asegurarse repartiendo mermelada a diestra y siniestra, ofreciendo Ministerios al partido de la U, más exactamente para que la exgobernadora del Valle del Cauca, sea la futura Ministra de Salud, y por supuesto a Cambio Radical, a quién tentaron no con uno, sino con dos Ministerios, precisamente para que la Casa Char y Vargas Lleras tengan cada uno su participación en el Gabinete.

Y para que nadie se atreva siquiera insinuar que el Gobierno Nacional no tiene ánimo conciliador, hará la pantomima de llevar previamente los dos proyectos de reforma, a la mesa de concertación laboral, para que de allí, así sean desvirtuadas todas las justificaciones de tales reformas, siga su inatajable carrera hacia el pupitrazo al que el Congreso de la República ya nos tiene acostumbrados.

Qué paradoja que precisamente sea la eterna secretaria privada del presidente eterno, ahora cómo Ministra, la encargada de desnudar ante el País, los según ella, absurdos errores de concepción, diseño, financiación y planeación del régimen de prima media, en los cuáles incurrió su Jefe Eterno, como Senador Ponente de la Ley 100 de 1993.

Ahora sí Señor Presidente Duque, dígale al País ¿Quién es el mentiroso? 

 

José Gabriel Tobar Tribin

Abogado Especialista en Derecho Administrativo

Presidente - SINDEPTOL

Artículos Relacionados

Noticias Recientes