Actualidad

"Me cogieron en la hora boba"

"Me cogieron en la hora boba"

Por Oscar Viña Pardo


 A la 1:30 de la tarde, luego de mi jornada laboral, viví un episodio que podría haberme costado caro. Conducía con manos libres cuando recibí una llamada que parecía ser del banco, una narrativa muy creíble pero que resultó ser una artimaña de estafadores.

La voz al otro lado, identificándose como Yolanda Monterrosa, empleada del banco (o al menos eso decía), me informó sobre un supuesto beneficio para eximirme del pago de la cuota de manejo de mi tarjeta de crédito con número de proceso 2023 RT37352. Sin embargo, para validar esta "oferta", requerían confirmar algunos datos.

- Señor Oscar Viña Pardo, mi nombre es XXXXX identificada con código de empleado del banco xxxx. Usted tiene una tarjeta de crédito Mastercard terminada en los números 7234. - Si señora, ¿y el motivo de la llamada es?, le digo cautelosamente. - Usted tiene derecho a no pagar la cuota de manejo, pero necesitamos corroborar unos datos para que obtenga ese beneficio. ¿está de acuerdo? - Contesté, claro, hace unas dos semanas pedí ese servicio. - Entonces continuamos con el proceso para validarlo. Por favor apunte este número que será el que necesita en caso de que el banco le vuelva a cobrar por manejo: 2023-73R827TV. Lo apuntó señor. - Deme un momento que como voy manejando no puedo apuntarlo, ya le digo a la persona que esta a mi lado. - Le repito el número del proceso 2023-73R827TV y recuerde que habla con Yolanda Monterrosa, código de empleado xxxxx. Como usted no debe dar datos por teléfono, le informamos que esta llamada esta siendo grabada y solo debe responder de manera afirmativa o negativa… - ¿Su número de cédula es XXXXXX? - Sí señora - ¿Su dirección de residencia es XXXXX? - Si señora - ¿Su tarjeta vence que fecha? No me la diga por favor, solo coloque en el teclado de su celular numeral, primero el mes y luego el año por favor. En un semáforo en rojo abro el teclado y coloco la fecha. - Ya señorita - No quedó marcado, por favor doble numeral y otra vez el número.

Con cautela, accedí a continuar el proceso, me enredó, quería que le entregará la fecha de vencimiento de la tarjeta colocandola en el teclado del celular. Como iba manejando le pedí que me llamara unos 20 minutos después, ya que no podía anotar la información estando al volante.

Durante ese tiempo, reflexioné sobre la situación y decidí llamar directamente al banco para verificar la autenticidad de la llamada. Afortunadamente, pude cancelar la tarjeta de crédito a tiempo, evitando así posibles consecuencias desastrosas.

Las llamadas desde el mismo número persistieron, incluso después de bloquearlo. Los mensajes de textos declinando las compras que querían hacer también. Al día siguiente, recibi un intento desde otro número con el mismo modus operandi. Les recordé a su mamá, abuelita y tatarabuela y así pude esquivar a los estafadores.  

No bajes la guardia, no compartas información por teléfono y recuerda: en la hora boba, cualquiera puede ser víctima de una artimaña telefónica y en época de navidad si que es cierto.

Artículos Relacionados

Noticias Recientes