Destacadas

Un caso estremecedor

Un caso estremecedor

Según este medio de comunicación, tras hacerse una prueba rápida en un Centro de Diagnóstico Integral y dar positivo, la madre guardó silencio, pese a que sí se aisló en su casa.

Después, la señora se realizó una PCR y volvió a dar positivo. Fue entonces cuando inició un tratamiento con un médico privado, pero sin informarle a su esposo, José Antonio, de 33 años menos a sus hijos, Nicol, de 17; y los gemelos Jhoneider Stiven y Jhoneiker Enmanuel, ambos de cuatro años. El comentario que les hizo fue que se trataba de «una gripe muy fuerte».

El 27 de diciembre, día en que su esposo José Antonio acudió a una reunión familiar, fue cuando Verónica decidió contarle que estaba contagiada para que no estuviera en contacto con más personas. De inmediato el esposo y los hijos se realizaron la respectiva prueba y a todos les dio negativo.

Con los días la salud de la esposa y madre Verónica empeoró y tuvo que ser  hospitalizada, con este cuadro, tanto esposo como sus tres hijos se hicieron los tests de nuevo y les arrojó positivo.

El 16 de enero, informa el diario La Nación, el esposo José Antonio fue ingresado ante el empeoramiento de su estado, dos días después su esposa falleció. Él murió el 19 de enero, mientras que la condición de los menores se fue agravando cada día más hasta que la hija de 17 años murió. El 27 de enero fallecieron los mellizos.

Esta es otra historia terrible de las muchas que ha dejado hasta el momento esta  dura pandemia. Queda como enseñanza de esta tragedia, no ocultar información.

Artículos Relacionados

Noticias Recientes