Destacadas

Las ruinas de Armero amenazan ruina

Las ruinas de Armero amenazan ruina

El reloj marcaba las 2 de la tarde. El calor asfixiaba. El destino era Líbano-Ibagué, pero al llegar a Armero se decidió que sería interesante aprovechar para hacer una visita a las ruinas de Armero. Se pensó que por la hora y el intenso calor que hacía en ese momento y con toques de queda de por medio, lo más seguro era que el sitio estuviera desolado.

La realidad resultó distinta a lo pensado. En los alrededores de las ruinas del  hospital San Lorenzo de la época, ubicado en lo que era la concurrida carrera 18 había cinco vehículos particulares, los viajeros se tomaban fotos junto a la imagen del aviso recién puesto, de esos que hoy son comunes en todas las ciudades y municipios de Colombia y del mundo, el ‘Yo amo..’. Ahí estaba el ‘Yo amo a Amero’. Aún luce bonito, atractivo, adornado con imágenes que recogen la historia de lo que fue la ‘Ciudad Blanca’.

El vehículo rodó por otra de las vías emblemáticas del Armero de hace 35 años, la calle 12 para llegar al Parque Los Fundadores y estar en el epicentro. Ahí se presentó otra sorpresa, había 11 automóviles particulares, placas de Manizales, Neiva y Bogotá.

Los bogotanos y manizaleños dejaban ver los rostros atormentados por el rigor del calor, pero también se veía que lo soportaban con la satisfacción de que estaban presentes en un lugar que pese a que han transcurrido más de tres décadas, sigue siendo un lugar de obligada visita por todo lo acontecido.  

Los visitantes manizaleños contaron que a los cinco años de ocurrida la tragedia habían visitado el lugar y que ahora 30 años después habían regresado porque el esposo de una de sus hijas, de vacaciones en Colombia, les pidió que quería conocer “el pueblo de Armero que fue arrasado por la erupción de un volcán y él, un niño en Valencia España, vio en la televisión esas imágenes que lo marcaron para siempre”. Y ahí estaba esa tarde de calor sofocante frente a la gran piedra que por su tamaño aún aterroriza.

¿Cómo les ha parecido el lugar?

La verdad hubiéramos querido encontrarnos con un lugar más ordenado, pero lo que se ve es abandono, maleza por todo lado, no hay una buena información, es triste lo que se ve”.

Lo cierto es que 35 años después de semejante tragedia, todos los días llegan y llegan turistas a conocer lo que pasó en esa ciudad, la segunda más importante en ese momento del departamento.

Lastimosamente ha faltado visión de los gobernantes tanto en lo regional como lo local para haber hecho de este lugar un verdadero museo. Hoy, por el abandono en que se encuentra, los visitantes en su mayoría se llevan la peor imagen.

No hay señalización, no hay información, la maleza y el abandono, como lo expresó el visitante de Manizales, consumen de manera impávida los vestigios que son el testimonio ferviente que le da vida a la memoria de Armero. Si se caen las ruinas, se acaba la memoria, se acaba la historia. Ya pasaron 35 años y las ruinas de Armero amenazan ruina.  

Artículos Relacionados

Noticias Recientes